Aprendiendo a cultivar Disciplina

Octubre 19, 2013 pequeño soñador
Comparte este Artículo >>>

Facebooktwittermail

Aprendiendo a cultivar Disciplina

A mis 34 años me doy cuenta de muchísimas cosas en mi vida que pude haber hecho mejor y muchas más que pude haber cambiado en mi pasado si hubiera tomado las decisiones debidas en su momento. Por el otro lado pienso que estoy en una edad donde adquirí cierto conocimiento y un hambre por este de expandirlo tremendamente. Siento que los años pasaron en un cerrar de ojos y se que desperdicié mucho el tiempo, felizmente no es tarde para tomar decisiones y hacer cambios nuevos y positivos.

Estoy en un proceso donde estoy tratando de cultivar “DISCIPLINA” en mi persona. Esta palabra que solo solía conocer y escuchar en el colegio pero que en sí tiene un poder tremendo y sustancioso si se desarrolla en uno. La disciplina requiere de mucho trabajo para mantenerla y cultivarla, así como las plantas, si no se riegan se mueren.

Pero qué es disciplina y cómo se cultiva?

De acuerdo a Wikipedia, “la disciplina es la coordinación de actitudes con las cuales se instruye para desarrollar habilidades , o para seguir un determinado código de conducta u orden”. La disciplina es sencillamente esa habilidad de hacer lo que “debes hacer” sin importar tu estado de ánimo. ¡Nada fácil!

Para cultivarla requiere decisión, consistencia y motivación.

Decisión

En general uno toma decisiones por que no esta de acuerdo con ciertas ideas o ritmo de vida, algunas veces es necesario hacer cambios drásticos. Pongamos nuestro aspecto físico por ejemplo. Alguna vez te habrás mirado en el espejo y dicho: “Pu.. mare, que gordo estoy”. Obviamente no estas contento con tu apariencia y sabes que si sigues con ese ritmo de vida te verás peor y peor si no haces ningún cambio pronto. Esto requiere que tomes una decisión.

Consistencia:

Una vez a la semana no es prácticamente nada. La disciplina requiere de muchas horas de trabajo semanales para mantener un cierto ritmo, al principio puede ser muy doloroso y difícil pero poco a poco y con el tiempo esto se hace más fácil. Esto requiere de mucha fuerza de voluntad.

Motivación:

Se requiere mucha de esta para hacer cambios y mantenerlos. Mientras uno es más consistente con sus cambios, más rápido verá sus resultados. He ahí donde se encontrará la motivación para ponerle más ganas y más horas de empeño.

En general no hay un método único en como cultivarla, ya que nosotros los seres humanos somos tan complejos que la mejor manera de conocernos y entendernos es simplemente EMPEZAR YA. La vida se nos pasa muy rápido, tomemos decisiones ahora para que no nos pesemos más tarde, todavía somos jóvenes y mientras más temprano uno cambia, más rápido cambiará nuestro ritmo de vida por uno más saludable, positivo y un desarrollo profesional mucho mejor. Como padre de familia no solo estoy empezando a disciplinarme por mi desarrollo personal o por mi salud, pero también como ejemplo para mi hija, que a su temprana edad tiende a absorber todo lo que ve a su alrededor ¿Y qué es mejor que ver a un papá sano, enérgico y con muchos años por seguir?.

Síguenos

Facebooktwitteryoutube